Técnicas de coaching para aplicar en un equipo de trabajo.

 

En los últimos años se ha popularizado un nuevo término para definir a los que pasan de ser líderes, a guías: el coach. Tal vez esta palabra se asocia con el entrenador de un equipo, y en cierta forma se estaría en lo cierto.

 

El coaching es la actividad donde un coach dirige y trabaja con un coachee (un individuo o un grupo) para guiarlo en el camino de lograr sus metas personales, sin importar si son de trabajo, sentimentales, familiares, etc. Todo esto con la principal finalidad de lograr la felicidad y plenitud del coachee, cualquiera que sea su objetivo.

 

Un líder que además es coach presenta con mayor preponderancia las siguientes características:

 

  1. Es empático. Esta capacidad es fundamental para acercarse a lo que piensa otra persona y así conocer sus límites y cómo superarlos.
  2. Madurez y equilibrio. Ser coach no significa tener la vida resuelta. Para brindar apoyo, uno antes debió haber pasado por situaciones adversas, grandes o pequeñas, haberlas superado y ganar madurez.
  3. Es asertivo. Pareciera que decir mentiras pequeñas para no hacer sentir mal a otro es hacer un bien, pero la asertividad es mejor cuando se lidia con equipos de trabajo. Hablar con honestidad y expresar opiniones sin la finalidad de ofender, aunque al principio suene severo, no es fácil, pero siempre lleva a mejores caminos.
  4. Intuitivo. Comprender a una persona sólo por lo que dice es difícil. Al ser humano le cuesta trabajo sincerarse con cualquier persona, pero una intuición acertada puede ser de mucha utilidad en el camino de convertirse en coach.
  5. Comunicación. Esto no es sólo hablar, sino también escuchar, incluso leer a las personas: lo que dicen, cómo lo dicen, cómo se mueven, cómo se presentan.

“Un jefe es la persona que ordena, un líder es quien trabaja junto a su equipo y un coach es quien los impulsa a lograr sus metas”.

 

De estas formas tu equipo de trabajo se beneficia con el coaching:

 

  1. Un coach en el equipo permite crear una dinámica que evita roces y fomenta un ritmo de trabajo adecuado para todos.
  2. Se crean expectativas de equipo, parecido a un contrato donde todos están de acuerdo en qué es lo que se espera en cuanto a metas y comportamiento.
  3. El grupo es reconocido, significa que se recompensan los logros del equipo completo, aunque cada integrante tiene responsabilidades diferentes, todos trabajan por el mismo objetivo.
  4. Cada individuo se siente apoyado, esto es porque el coaching no se preocupa sólo por una meta de equipo o de trabajo, sino que busca apoyar a nivel personal el desarrollo de quienes lo integran.

 

Esta nueva forma de liderazgo se ha convertido en una excelente opción de desarrollo profesional, y aunque se ha visto desvirtuado por algunas organizaciones que buscan sólo lucrar con él y engañan sobre su verdadera naturaleza, un verdadero coach lo hace por vocación para sacar lo mejor de los demás, de esta forma, son muchas las personas en el mundo que están logrando sus objetivos. El coach no es sólo un líder, es un transformador, y eso requiere preparación.

 

Así, todo el que usa Dickies es sin duda un transformador apasionado por su trabajo y por todo lo que hace, características por excelencia de un buen líder, de un hombre o mujer que sabe llevar a un grupo a cumplir un bien común, quien inspira respeto y trabaja hombro a hombro con el equipo.