El papel de los jeans en la liberación femenina

 

La evolución del uso de pantalones por mujeres no es importante solamente en cuanto a la moda, sino que es la construcción de un símbolo de la lucha por igualdad, en todos los sectores, a través del uso de una prenda prohibida para este género y que estuvo presente en todos los movimientos que construyeron la liberación femenina.

 

Éste es un rápido viaje en el tiempo, desde el momento en que las damas del siglo XIX comenzaron a usar pantalones debajo de sus faldas, hasta nuestros días, cuando la tecnología se usa no sólo para brindar comodidad, sino también para dar una apariencia espectacular a las mujeres, como sucede con The Perfect Shape Jean de Dickies.

 

Alrededor de 1840, la activista por los derechos de la mujer Amelia Bloomer popularizó la creación de Elizabeth Smith Miller, la cual consistía en unos pantalones anchos en rodillas y tobillos llamados “bloomer”, aunque se usaban debajo de grandes faldas.. (1)

 

Para inicios del siglo XX, las mujeres podían usar pantalones sólo en ocasiones y horarios especiales, como cuando andaban en bicicleta (2) o los pantalones eran parte de una pijama con bata. (3)

 

Ya para la década de los veintes y los treintas, algunas celebridades como Katharine Hepburn o Marlene Dietrich se atrevían a usar traje con pantalón para asistir a alguna  premiere. (4)

 

1 2

34

 

1 Foto: National Park Service. nps.gov

2 Foto: costumers-institute.com

3 Foto: Vintage Patterns.

4 Foto: Classiq.me

 

Lo anterior no quiere decir que para ese tiempo los pantalones en las mujeres ya eran aceptados, pero las estrellas de películas tenían más facilidad de hacerlo sin represalias. Por otro lado, estas celebridades estaban adoptando una postura que sienta un precedente importante.

 

Hace cien años, en 1918, cuando terminó la Primera Guerra Mundial, salió la campaña Freedom-Alls, la cual promovía el uso de ropa para mujeres con el fin de que la usaran al realizar distintas actividades como manejar, hacer caminata o las tareas del hogar. Un ejemplo de esas prendas eran los pantalones.

 

En el periodo entreguerras la mezclilla fue cobrando gran popularidad para confeccionar pantalones, y al estallar la Segunda Guerra Mundial, las mujeres comenzaron a usarlos para tomar los trabajos de los hombres que estaban en el campo de batalla.

 

Una vez concluida la guerra, los hombres vuelven a ocupar los pantalones y lo que se da es una hiperfeminización de la indumentaria que buscaba restablecer los roles antiguos de género impuestos a través de la publicidad. (1) Mientras que las mujeres con una visión más moderna no dejaron ir esta prenda, la actriz Audrey Hepburn influyó mucho en la aceptación del pantalón masculino al usar un estilo con zapatos bajos que al mismo tiempo respetaba su feminidad (2).

 

 1    VS 2

1. Johnmariani.com

2. ellipsisthendot.wordpress.com

 

En los años 60, los pantalones son más aceptados gracias a diseños de marcas importantes como Yves Saint Laurent, y a finales de dicha década y principios de la siguiente, los jeans viven una gran revolución que los convierte en una prenda unisex. Su uso simboliza, además, el rechazo a la guerra de Vietnam, la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos y el resurgimiento del feminismo.

 

En 1982, Dickies lanza una campaña para promocionar ropa de trabajo colorida que muestra a 4 personas, 3 mujeres y un hombre, con la leyenda “Dickies no inventó la ropa moderna de trabajo. Tú lo hiciste”, lo cual puso sobre la mesa que el trabajo en distintos sectores no es exclusivo de los hombres.

Durante los noventas, el estilo más representativo para las mujeres es representado por los jeans de cintura alta. Y en nuestros días, las mujeres realizan cualquier actividad con unos skinny Jeans.

 

Comodidad, durabilidad y un perfecto ajuste son básicos para la mujer moderna. El entendimiento que tiene Dickies de esto, al formar parte de una larga tradición en mezclilla, lo llevó a utilizar la tecnología Cone’s “S-Gene”, que permite que la tela se estire y regrese a su forma original, estilizando la figura femenina de forma suave sin perder el singular desempeño de la marca.