Los do’s y dont’s al escoger ropa para la oficina

 

La oficina es el lugar donde no sólo vamos a trabajar, es donde construimos nuestra carrera, reputación y futuro; y aunque es correcto dejar que el trabajo sea el que hable por nosotros, hay cosas que también cuentan. Sin importar lo serio o permisivo que sea el ambiente laboral, la forma en que nos vestimos día a día es otro lenguaje que, nos guste o no, dice mucho de quienes somos. 
    Y aunque para algunos la moda no es importante, vestirse adecuadamente es una forma de expresar respeto a uno mismo y al propio trabajo. No es necesario ser James Bond para saber cómo combinar un traje o un outfit para trabajar, sólo se debe tener una noción básica de cuándo algo dejó de ser casual y se convirtió en informal.
    A continuación te decimos los do’s, dont’s y porqués para saber cómo hacer mejores elecciones diarias de ropa para ir a trabajar y las mejores formas de usarla.
 
Do: Selecciona lo que te vas a poner desde la noche anterior, antes de ir a dormir.    
Don’t: No elijas tu ropa con prisas en la mañana.
Por qué: Cuando crees que tienes listo lo que usarás esa mañana, puedes toparte con la novedad de que en realidad está sucio o no lo encuentras en el clóset, y así terminas en una de estas situaciones:
  • A. Usando lo que querías aunque esté sucio.
  • B. Usando otra cosa, por lo regular algo que no combina.
  • C. Buscando lo que necesitas hasta encontrarlo, aunque pierdas mucho tiempo.
Si en tu armario hay más ropa de colores sólidos o patrones clásicos, será mucho más fácil hacer combinaciones día a día, nuestra recomendación para un closet versátil es:
 



123
456

 

  1. Zapatos negros y café
  2. Tenis blancos.
  3. Camisa Oxford manga larga blanca
  4. Pantalón de trabajo cómodo.
  5. Jeans con el ajuste preferido
  6. Polos y playeras de colores sólidos.

 

Do: Juega y combina los colores de pantalón y camisa de forma armónica.
Por qué: La teoría del color aplica en muchas formas de expresión, incluyendo la vestimenta: hasta los pantalones básicos combinan mejor con unos colores que otros. Toma estos ejemplos de color de pantalón con los posibles tonos de camisa:

 

    

Khaki: Pantalón Khaki ajuste regular.                 Negro: Pantalón de trabajo original 874

 

  

       Gris: Pantalón de trabajo original 874                  Azul Marino: Pantalón ajuste delgado.

 

Do: La corbata debe ser un tono más oscuro que tu camisa.
Don’t: No la uses muy por encima o por debajo del cinturón.
Por qué: Cuando usas corbata es porque estás usando saco o suéter (no chamarra u otra cosa) y, en estos casos, es un error dejar que la corbata se asome por debajo de la prenda que llevas por encima o que parezca que quedó corta. Cualquier esfuerzo que hagas se arruinará por un mal nudo de corbata, así que practica y deshaz el nudo cuantas veces sea necesario hasta obtener la altura y forma perfecta.

Do: Selecciona accesorios de colores sobrios, no necesariamente deben ser formales.
Don’t: Deja a un lado el cinturón amarillo fluorescente y los accesorios inadecuados.
Por qué: Si hay algo válido es experimentar, por otra parte, hay un momento en la vida en que ciertos accesorios ya no encajan.

Do: Si tu trabajo te lo permite, consigue unos buenos jeans para ser tus aliados en la oficina.
Don’t: No uses ropa deportiva para ir a trabajar.
Por qué: Una cosa es una oficina con dress code casual-informal, y otra es ir con pants deportivos, leggings (en el caso de las mujeres) o cualquier otra prenda que claramente fue hecha para la casa o un gimnasio. Si quieres un look más casual, opta por unos jeans con tu ajuste preferido, una polo o incluso una camiseta en perfecto estado y una chamarra casual.

 

 

     

Jeans moda entubados.            Jeans moda básicos.        Chamarra de loneta con forro.

 

 

¿Has sentido que cuando te vistes bien para trabajar, llegas con una energía diferente y eso te hace ser más productivo? No es que la ropa te haga más inteligente, sin embargo, al tener más confianza en ti mismo, es más fácil que busques superar las metas a las que te enfrentas a diario. Por eso, sin importar que vistas formal o casual para trabajar, procura tomar un momento para escoger tu ropa con calma y hazlo tu rutina diaria.