¿Conoces el origen del overol industrial?

Sabemos que hoy en día una de las prendas más versátiles es el overol, conocido en algunos países de América Latina como “mono”, “mameluco”, “braga” o “jardinero”, en inglés se conoce como "overall trousers" o "pantalones que se ponen sobre la ropa", y originalmente fue creada como una vestimenta para el trabajo rudo.

 

 

Los primeros overoles de trabajo eran grandes, anchos, de color oscuro y fabricados de mezclilla; como su nombre en inglés lo indica, se usaban arriba de los pantalones normales para protegerlos de la suciedad.

La historia comienza a finales del siglo XIX con la necesidad tener de ropa duradera, simple y cómoda para trabajar, creándose el overol de mezclilla. A principios del siglo XX, el overol se convirtió en la prenda por excelencia del trabajo industrial tanto para hombres como para mujeres que trabajaban en las fábricas inglesas durante la primera Guerra Mundial. 

 

Izquierda: Póster “We can do it!”, de J. Howard Miller.
Derecha: Ilustración del Saturday Evening Post “Rosie the Riveter” de Norman Rockwell.
Fuente: VanityFair.com

 

Durante la Segunda Guerra Mundial, muchos de los hombres de Estados Unidos se fueron a batalla, lo que orilló a las mujeres a ocupar los lugares que ellos habían dejado y realizar la mano de obra. Esta etapa quedó inmortalizada por la popular Rosie the Riveter, quien orgullosamente porta un overol industrial. 

Después de las guerras, esta prenda logró quedarse en el gusto de la clase trabajadora, y poco a poco, incluso pasó de ser un uniforme de trabajo, a una prenda de uso casual.

 

 

Actualmente, el overol ha logrado revolucionar el mundo de la moda y convertirse en una prenda que sin duda venció al tiempo.
 

Desde 1922, los overoles Dickies han sobresalido por su calidad y resistencia, orgullo que representa el espíritu del trabajador.