el tesoro que salio de la basura
22 de Noviembre de 2016
 
Con el creciente consumismo, el mundo desarrollado se está ahogando en basura. Pocas comunidades tienen tolerancia para vertederos o para los vapores tóxicos de los incineradores, y los países en desarrollo ya no están dispuestos a servir como tiraderos de basura. Con el propósito de reducir los costos del manejo de desperdicios, los gobiernos promueven el reciclaje e imponen regulaciones en cada etapa desde la producción hasta el empacado. La reducción de desperdicios es una prioridad para gobiernos y organizaciones multinacionales, como la ONU y la OCDE. Los investigadores desarrollan nuevas tecnologías, trabajando con emprendedores y diseñadores para transformar los desperdicios en productos nuevos que luego pueden venderse de vuelta a los consumidores. Botellas de plástico se pulverizan para convertirlas en suaves chaquetas de vellón polar. La glicerina de la producción de biocombustible se usa como alimento para animales de granja. Los desperdicios de animales se calientan y se esterilizan, para usarlos como fertilizante o alimento para otros animales. Las aguas residuales se purifican mediante impulsos eléctricos que separan los contaminantes. Firmas arquitectónicas usan llantas viejas, barriles y tarimas para equipo de patios de juegos y terrazas. En Japón, se venden desechos de altos hornos para hacer cemento, y el plástico reciclado se usa para hacer amoniaco. Los suecos queman basura para generar energía, y otros países invierten en instalaciones que calientan aguas residuales para matar las bacterias antes de comprimir el material para hacer tabiques para la construcción. Estudios indican que los compradores responden positivamente a las etiquetas que anuncian artículos o empaques reciclados. Un sondeo global de Nielsen de 2015 acerca de la responsabilidad social corporativa reportó que 66% de los consumidores en línea de 60 países expresaron estar dispuestos a pagar más por artículos sustentables de compañías comprometidas con un impacto social y ambiental positivo. Sorprendentemente. los encuestados que ganan 20,000 dólares o menos al año expresaron estar más dispuestos a pagar por dichos artículos que aquellos que ganan 50,000 dólares o más, y los encuestados en África, Asia, Latinoamérica y Medio Oriente expresaron una disposición mayor que los consumidores de Europa y Norteamérica. Los costos de la eliminación de desperdicios varían ampliamente en todo el mundo, dependiendo de LA TAREA DE SEPARAR LA BASURA YA NO ESTÁ RESERVADA A LAS NACIONES POBRES 0 NO DESARROLLADAS. los reglamentos. Las industrias anticipan más regulaciones, y comités de expertos, como la Fundación Ellen MacArthur, que está a favor de una “economía regenerativa”, buscan nuevas oportunidades de reducir y reutilizar los desechos. La tarea de separar la basura, considerándola un recurso, ya no está reservada a las naciones pobres o no desarrolladas. Escarbar entre la basura ahora es cuestión de alta tecnología. Esta “economía circular" viene con nuevas reglas e iniciativas. LA COMIDA NO SE DESPERDICIA Los gobiernos se han enfocado en los desperdicios de comida desde 2014, cuando el Banco Mundial calculó que alrededor de un tercio de toda la comida producida para el consumo humano se pierde o se desperdicia. Francia se convirtió en el primer país en prohibir a las tiendas que tiren los productos alimenticios caducados, e Italia siguió su ejemplo. Ambos países levantaron las barreras en torno a la redistribución para fomentar los donativos y la fabricación de composta, y muchas tiendas en todo el mundo ya venden artículos que se aproximan a su fecha de caducidad a tiendas de descuento. Por su parte, la Unión Europea alienta a mercados y restaurantes a usar ingredientes que se acercan a su fecha de caducidad en comidas preparadas y a poner fechas nuevas a los productos que aún no se echan a perder. Estados Unidos no prohíbe que los mercados o restaurantes usen ingredientes que han pasado su fecha de caducidad para los platillos preparados. SACAR PROVECHO DE LOS EXCREMENTOS La Organización Mundial de la Salud señala las oportunidades “ganar/ganar” de usar los desperdicios de animales para hacer fertilizante, combustible, materiales de construcción y forraje para animales. Los desperdicios de cerdos, vacas y otros animales se utilizan como fertilizantes para cultivos no vegetales. La OMS ha emitido pautas acerca de cómo tratar los desechos humanos para su uso en agricultura y acuacultura. “La antigua costumbre de aplicar excrementos humanos a la tierra ha mantenido la fertilidad del suelo en muchos países del este de Asia y el Pacifico occidental durante más de 4,000 años, y continúa siendo la única opción de uso agrícola en áreas sin instalaciones de tratamiento de aguas residuales”, dice el organismo. El documento señala que la mayor parte de la producción mundial de pescado de criadero proviene de estanques fertilizados con desperdicios humanos y animales, y la OMS también ofrece un manual de prácticas seguras. También existen proyectos piloto en progreso para utilizar los desperdicios humanos y obtener energía. DESECHOS INDUSTRIALES Y PELIGROSOS Singapur, con poco territorio, monitorea los desechos peligrosos, prohibiendo algunas sustancias y fomentando el uso de aquellas que se pueden reciclar. Las industrias regularmente reutilizan sustancias químicas, como el ácido sulfúrico y el amoniaco, y la Agencia Ambiental Nacional de Singapur organiza intercambios de ácidos, solventes, aceite y otros materiales. Más de la mitad de los estados de Estados Unidos han reportado hacer uso de uno o más tipos de desperdicios de minería y procesamiento de minerales para la construcción de carreteras y escolleras para cubrir el suelo cerca de puentes y pasos a desnivel para prevenir la erosión. La Administración de Carreteras señala que “dependiendo de las operaciones de procesamiento de desperdicios minerales y la roca madre involucrada, los lixiviados ácidos de minerales metálicos a base de sulfuro, la radiación de bajo nivel de la roca huésped de uranio o la generación de gas radón de las rocas de uranio y fosfato podrían ser problemas ambientales”. Agencias gubernamentales, como el Departamento de Ecología, en Washington, no requieren que los negocios pidan permisos para reciclar beneficiosamente un desperdicio peligroso. Sin embargo, el organismo regulador exhorta a los negocios a que revisen sus proyectos a conciencia para determinar que "el reciclaje es legítimo y no equivale a deshacerse de desperdicios peligrosos sin un permiso”. LA CONTRIBUCIÓN DE LA MODA Una meta de la organización sin fines de lucro Consejo para el Reciclaje Textil es EL 66% DE LOS CONSUMIDORES DE 60 PAÍSES SE DICEN DISPUESTOS A PAGAR MÁS POR COMPRAR a _ _____________ _________ ____________? eliminar los desperdicios textiles de los vertederos para 2037. Se están abriendo nuevos mercados secundarios para el algodón reciclado. Un consorcio internacional de 200 compañías recolecta ropa y textiles usados para clasificarlas: 45% se reutiliza como ropa, 30%, como trapos industriales para limpiar o pulir, y 20%, para insonorizar, almohadillas de alfombras y relleno de muebles. Sólo 5% es inutilizable. Los ambientalistas hacen frente a las cambiantes tendencias de la moda frecuentando tiendas de segunda mano y eligiendo prendas que no pasarán de moda rápidamente. La ropa reciclada es una industria mundial de 1,000 millones de dólares, según la Asociación de Materiales Secundarios y Textiles Reciclados. PLÁSTICO FUERA DE LOS MARES El desarrollo de productos puede dejar atrás la reglamentación, y algunos problemas sólo se hacen evidentes después de que un producto se vuelve popular. En la década de los 90, los fabricantes comenzaron a insertar microesferas de polietileno -el plástico más común y el más valioso para el reciclaje- en cosméticos, jabones y productos del cuidado personal. Una década después, pescadores se percataron de que las esferas habían llegado a lagos y arroyos después de pasar por drenajes y sistemas de tratamiento de agua. Canadá, la Unión Europea y Estados Unidos han tomado medidas para prohibir los productos con estas microesferas. Muchas compañías han eliminado, gradualmente y de manera voluntaria, esta producción y están cambiando las pequeñas esferas por sustitutos naturales, como cáscaras pulverizadas de nuez. La economía que convierte la basura en tesoro promete innovación y sustentabilidad. Los consumidores aprecian el reciclaje, la reutilización y otras formas de proteger el ambiente, pero también esperan ser tratados como iguales, recibiendo información completa a través de una rotulación adecuada, campañas educativas y análisis de seguridad. S SUSAN FROETSCHEL es editora ejecutiva de Yale Global Online y autora de cinco novelas de misterio que examinan la globalización y las políticas públicas a nivel local. Vive en New Haven, Connecticut. Traducción: Aron Covaliu. 4800003253323148

Comentarios

Usuario
Actualmente no hay comentarios para esta noticia.
Se el primero en comentar!
Más noticias
  • oaxaqueno presentara diseno a la nasa

    Un oaxaqueño irá a Stephenville Texas, para presentar en la NASA su proyecto denominado “Tzab-Ek Cansat” (que en maya significa cola de cascabel) y que resultó uno de los mejores 100...

  • en aguascalientes construyen terminal de hidrocarburos

    EL PRIMER Ferropuerto Mids-tream para Hidrocarburos, con una capacidad inicial de almacenamiento de 220,000 barriles pero con posibilidades de expansión de hasta 1 millón, se va a construir...

Más Videos