Tips para elegir un uniforme escolar que sí le dure a tus hijos
11 de Agosto de 2017

Es regreso a clases, ese bello momento del año en el que tus hijos empiezan a ponerse algo gruñones por tener que levantarse temprano de nuevo, pero a la vez se sienten ilusionados por volver a ver a sus amigos y, sobre todo, por estrenar cuadernos, lápices, libros y, claro, uniformes.

Pero tal vez no lleven ropa precisamente nueva a la escuela: puede que sigan usando el uniforme del año pasado o que sus hermanos mayores les hayan “heredado” en vida los que usaron durante un tiempo. Esto no tiene que ser precisamente malo ni causar berrinches, ya que si hiciste una compra inteligente, esos uniformes se seguirán viendo prácticamente impecables.

Si no fue así, aquí te damos unos tips para evitar la recompra lo más posible:

  • Lo más importante es comprar telas de calidad y con excelente confección. Recuerda que sea como sea la escuela de tus hijos o sus actividades, los uniformes siempre deben considerarse ropa “de uso rudo”.
  • Cuida que estén reforzados en ciertas zonas como las rodillas y los codos, lo cual facilitará que puedan pasar de hermanos a hermanos y que aguanten “accidentes”. Con ello ahorrarás bastante.
  • Hablando de pantalones, fíjate que su costura esté reforzada en el tiro y la entrepierna, que sea elástico en la cintura y que su cierre sea fácil de manipular para no forzar la tela. Lo ideal es que sea de gancho y ojal. Si buscas una opción que se ajuste a todas estas características, Dickies tiene lo que necesitas.

  • Parece lógico, pero trata de que tus hijos siempre se midan la ropa antes de comprarla. No te confíes: la misma talla puede tener variaciones dependiendo la marca. Hay partes que se pueden ajustar fácilmente, pero otras, como el cuello de las camisas, requieren de máquinas especiales.
  • Prefiere los uniformes con tratamiento antimanchas o con telas antiarrugas. Puede que inviertas un poco más en ellos, pero piensa en todo lo que ahorrarás a la larga en detergente y en electricidad (planchado).
  • Elige telas que mezclen poliéster con algodón, ya que éste brinda suavidad y frescura, mientras que el primero da durabilidad y resistencia.
  • Si tu hijo/a te pide alguna modificación en su ropa para distinguirse de los demás (sobre todo si ya es adolescente o está cerca de serlo), infórmate muy bien de las reglas que tiene su escuela acerca de los uniformes para que no tengas que “echarte para atrás”, arruinando la ropa.
  • Las prendas oscuras son mejores porque así no se nota tanto la mugre, pero cuida que la tela conserve los colores, porque en este tipo de tonos se notan más los deslavados.

Y ahora algunos tips de cuidados:

  • Acostumbra a tus hijos a cambiarse de ropa inmediatamente al llegar a casa y pídeles que antes de guardar o colgar su uniforme, lo revisen para ver si necesita limpieza o reparación.
  • Si tus pequeños van a salir por la tarde con sus amigos, pídeles que se cambien antes: hay quienes se quedan con el uniforme todo el día, hasta que se ponen la pijama.
  • Revisa las etiquetas y no eches en saco roto las instrucciones de lavado y secado de las prendas.

Con estos tips, ahora sí estarán todos listos para el regreso a clases. 

Da clic aquí para consultar más de nuestros productos.