Tratar al personal como un buen líder es mejor
08 de Junio de 2017

Un líder es una persona referente para un grupo de personas.  Es quien encabeza un equipo, grupo o institución y debido a su actos se ha ganado el respeto de las otras personas que lo siguen y apoyan en sus acciones o están de acuerdo en la toma de decisiones que el líder tiene.

Sin embargo, no son muchos los que están a cargo de un equipo a los que se les puede llamar un buen líder, para serlo se requieren de cualidades valiosas que ayudarán a que todos se desempeñen a sus mejor nivel.

Hay que tratar al equipo de trabajo como deseamos ser tratados, un líder no delega responsabilidades porque sí, un buen líder es empático. Un buen líder comparte su conocimientos con el resto para que adquieran experiencia, y puedan hacer frente a los retos que se les presenten.

Todo el mundo puede ser un jefe pero solo pocos logran ser un buen líder, en la medida en la que tengan la experiencia que transmitir así como la habilidad, el tiempo y la dedicación para hacerlo.

De ahí que un líder nato sea una persona que tiene el poder de convencer sin mandar y sabe la forma adecuada de pedir lo que requiere en su equipo y de esta manera el equipo presenta mejores resultados.

El primer punto que se debe tomar en cuenta para convertirse en un buen líder es saber formar relaciones de manera sana sin imponer, este papel es un gran compromiso pues se refleja en lo que queremos para la empresa.

Fernando Calderon quien es director de Mercadotecnia y Relaciones Públicas de OCCMundial, empresa líder en el mercado de bolsas de trabajo en línea. Cuenta con 20 años de experiencia en el marketing de servicios y productos de consumo, da algunos de los secretos para ser un buen líder:

1)  Tener conocimiento del campo en el que te desarrollas y los retos a enfrentar.

2)  Tener confianza en ti mismo y capacidad de toma de decisiones.

3)  Ser integro, poseer un profundo sentido de justicia para tratar a tu equipo y delegar oportunamente.

4)  Ser flexible para modificar la forma de trabajo y las estrategias cuando sea necesario.

5)  Asumir tu responsabilidad y ayudar a otros a asumir la propia.

6)  Compartir el esfuerzo con tu equipo de trabajo y brindarles seguridad y sentido de pertenencia.

7)  Generar una conexión con los miembros de tu equipo, ser empático y escuchar sus necesidades.

8)  Dar retroalimentación positiva y estar dispuesto a recibirla.

9)  Priorizar la comunicación, reconocer el trabajo de los demás y ofrecer oportunidades de crecimiento a tus subalternos.

10) Tener la capacidad para armar un plan y seguirlo hasta alcanzar los objetivos.

Con estos consejos, determinación y comunicación con tu equipo, lograrás que tu personal te vea como un ejemplo, apoyo y sobre todo un gran líder.