Importancia de la higiene industrial
22 de Junio de 2016

 

La falta de medidas preventivas de higiene industrial es una de las principales causas de daños a la salud de los trabajadores. Situación que debe ser parte fundamental dentro de la prevención de riesgos en cualquier empresa. 

La higiene industrial se encarga de proteger a los trabajadores ante la enfermedad profesional, término que refiere a un deterioro lento y paulatino de salud del trabajador producido por una exposición continua a diversos ambientes contaminantes como:

Contaminantes químicos: Material inerte en forma de sólido, líquido o gas cuya presencia en la atmósfera puede originar alteraciones en la salud de las personas expuestas.

Agentes físicos nocivos: Son diferentes formas de energía (ruido, vibraciones, variaciones de presión, radiaciones) cuya presencia en el entorno laboral puede originar deterioros paulatinos a la salud.

Contaminantes biológicos: Materia viva como hongos, bacterias y virus. La absorción de un contaminante biológico en el organismo es negativa, ya que incrementa la porción absorbida.

El daño a la salud por estos factores de riesgo no debe en ningún caso menospreciarse, es importante que todas las empresas tengan un profundo conocimiento

de la enfermedad profesional y adapten desde el inicio medidas preventivas en el lugar de trabajo para detectar, controlar y eliminar cualquier contaminante.

Ante las afectaciones a la salud de los factores de riesgo es importante cuidar y proteger:

Las vías respiratorias: Constituye la vía de entrada más importante de la mayoría de los contaminantes. Las sustancias que se encuentran en forma de gases, vapores, humos y fibras pueden ser arrastradas hasta el aparato respiratorio.

La vía dérmica: Los contaminantes pueden entrar al organismo a través de toda la superficie epidérmica de la piel. La facilidad con que una sustancia puede entrar en la piel depende fundamentalmente del estado de la propia piel y su protección por medio de ropa de trabajo adecuada.

La vía digestiva: Los contaminantes se pueden digerir por contacto con las mucosas del sistema respiratorio: Boca y nariz. Para que no sucedan accidentes por esta vía es importante recordar la importancia del aseo personal, así como la prohibición de comer, beber y fumar en el puesto de trabajo.

Los efectos de diversos contaminantes químicos en el cuerpo se clasifican y afectan al organismo de la siguiente manera:

Corrosivo - Destrucción de los tejidos sobre lo que actúa el tóxico.

Irritantes - Irritación de piel o mucosas.


Neumoconióticos - Alteración pulmonar por partículas sólidas.

Asfixiantes - Desplazamiento del oxigeno del aire.

Narcóticos - Depresión del sistema nervioso central.

Sensibilizantes - Efecto alérgico ante la presencia del tóxico.

Cancerígenos - Producción de cáncer.


Sistémicos - Alteraciones de órganos o sistemas específicos.

 El especialista de seguridad de cada empresa debe determinar cuáles son las prendas más adecuadas para cada situación de trabajo.