Revisión de extintores y qué hacer en caso de incendios
27 de Septiembre de 2016

Los extintores son obligatorios en empresas y establecimientos, pero al encontrarse en desuso deben someterse a mantenimiento para asegurar su buen funcionamiento en caso de surgir alguna emergencia. 

Se debe de llevar a cabo una revisión periódica cada cierto tiempo y en cada una, se deben considerar distintos aspectos.

 

  • Cada 3 meses se debe revisar la facilidad de acceso en su ubicación, además de la apariencia y sus partes externas, como la manguera y las boquillas; asimismo,  asegurarse de que las estampas e instrucciones sean legibles, y comprobar que el peso y la presión sean los correctos.
  • Cada año se debe volver a inspeccionar el peso y la presión, así como las partes externas (mangueras, boquillas). 
  • Cada 5 años se realiza una prueba de retimbrado o prueba hidráulica, que es obligatoria y analiza el buen funcionamiento. Además se realizan las pruebas periódicas de la apariencia de las etiquetas y estampas.

Los extintores tienen una vida máxima de 20 años, por lo que un año después de la cuarta prueba hidráulica tienen que ser reemplazados.

Son fundamentales en el caso de un incendio y es por esto que deben de estar ubicados en lugares accesibles y visibles para que puedan ser alcanzados rápidamente en el momento de la emergencia. 

¿Qué hacer en caso de incendios?

Al ser una emergencia de esta índole es fácil entrar en pánico, pero hay que recordar mantener la calma. Hay pasos a seguir que pueden facilitar la situación, tanto de manera preventiva como algunas acciones durante el incendio.

Lo primero que se tiene que saber son las medidas de prevención:

 

  1. Contar con rutas de evacuación de fácil acceso.
  2. Guardar los materiales inflamables tomando las precauciones debidas y evitar almacenarlas por tiempo prolongado.
  3. Revisar las tomas de luz y gas.
  4. Evitar sobrecargar una toma de electricidad.
  5. Contar con una alarma de incendios fácilmente identificable.
  6. Prevenir con una cantidad de extintores específica dependiendo del tamaño del establecimiento.

Aunque todas estas medidas ayudan a reducir la posibilidad de un incendio, no la eliminan por completo. Por esta razón, también es importante conocer algunos consejos a seguir para aumentar la seguridad de las personas.

Durante un incendio:

  1. En caso de escuchar la alarma de incendios, suspender cualquier actividad que se esté haciendo en el momento. 
  2. Es muy importante conservar la calma y en caso de ser posible, procurar que las personas de alrededor se mantengan tranquilas también.
  3. Identificar la fuente de incendio y alejarse lo más posible del área.
  4. En caso de que haya demasiado humo, cubrirse la nariz y boca con un pedazo de tela preferentemente mojado y agacharse para evitar respirarlo.
  5. Identificar las zonas de seguridad y dirigirse hacia ellas. Si alguien se encontrara paralizado, es importante guiarlos hacia el área segura.
  6. Llamar al teléfono de emergencia de la estación de bomberos más cercana.

En cualquier caso de accidentes es importante mantener la calma, buscar un lugar seguro y seguir las indicaciones al pie de la letra.