La importancia del liderazgo en la organización
11 de Agosto de 2016

El liderazgo tiene una importancia histórica, en el ámbito social, político o militar. Por lo tanto se ha convertido en un tema discutido e investigado en los últimos años, lo que ha provocado la creación de cursos, diplomados e incluso posgrados que buscan crear líderes para el día a día.

 

Liderazgo es un proceso de interacción entre personas o grupos, donde un individuo mediante su influencia, poder, energía, capacidades y cualidades, marca el camino a seguir para alcanzar las metas deseadas, sin condicionar de manera obligatoria el accionar de quienes intervienen.

 

Se puede llegar a ser un buen jefe, aún sin ser un buen líder, puede que sus resultados laborales sean los esperados, pero que para sus subalternos, sea únicamente una figura de control, que solo da ordenes, sin motivar o inspirar.

 

De acuerdo con Ricardo Rodarte, director de Operaciones de OCCMundial, “el liderazgo de una empresa define la cultura de una organización. Los altos directivos tienen el mayor alcance y poder dentro de una organización, y sus ideales viajan hacia abajo y a lo largo de ésta y, por lo tanto, son responsables de que la cultura de la empresa permee hacia todos los individuos que forman parte de la misma.”

 

De acuerdo con la revista Forbes, hay ciertos puntos que son indispensables para ser un buen líder.

 

  • Ser positivo- cualidad principal para todo líder. Alguien que demuestra negatividad, difícilmente será seguido, por lo tanto no será un ejemplo a seguir.

 

  • Ser humilde- sentirse superior provoca que los demás se distancien, ya que esto puede provocar una actitud poco amigable.

 

  • Ser buen comunicador- se debe ser capaz de transmitir valores y mensajes positivos. Cuando se presenten problemas tener la capacidad para comunicarlos de manera eficaz, sin encolerizarse.

 

  • Ser empático- para entender a los subalternos y tomar las decisiones que convengan a todos, se les debe escuchar atentamente y ponerse en sus zapatos, esto crea empatía, lo cual puede ser un gran beneficio.

 

  • Ser resolutivo- se debe ser capaz de transmitir calma a los empleados, además de aportar soluciones, lo que dará confianza para que se acerquen y compartan sus dudas e inquietudes.

 

  • Estar motivado- el primero que debe tener ganas de que todo salga adelante debe ser el jefe, los empleados deben saber que el primero en luchar será el de mayor jerarquía.

 

  • Ser auténtico- ser jefe no quiere decir que se deben esconder los defectos, los empleados deben conocer los pros y contras de su superior, para verlo como alguien cercano y normal, con lo que le tendrán mayor respeto.

 

Si bien el liderazgo no es indispensable para que las empresas y grupos sociales realicen sus labores y se desarrollen día a día, puede ser de suma importancia la existencia de un líder que pueda guiar y dirigir, sin necesidad de obligar o condicionar, ya que él será el primer y mejor ejemplo para los subalternos.