Protección correcta ante peligros como arco eléctrico y fuego súbito.
11 de Agosto de 2016

El arco eléctrico es el paso de energía a través del aire ionizado, a pesar de que su duración es de menos de un segundo, la magnitud de la descarga puede traer consecuencias fatales, debido a las graves quemaduras en la piel y el choque eléctrico.

Los accidentes más comunes del arco eléctrico son ocasionados por la presencia de polvo, impurezas o corrosión. Asimismo, estos percances ocurren debido a la condensación en las instalaciones, los destellos de descarga por el acercamiento accidental, la caída de herramientas, sobrevoltaje, falla de los materiales aislantes, falta de mantenimiento del equipo y exposición a partes energizada.

El arco eléctrico presenta un relámpago que alcanza hasta 19 mil grados centígrados, lo que provoca que la ropa se incendie y la piel sufra quemaduras de seriedad. El relámpago que genera el arco es capaz de ocasionar la muerte a una persona que se encuentre hasta a 3 metros de distancia.

Tras el relámpago, viene el choque eléctrico, el cual produce un golpe repentino al sistema nervioso, además de la contracción convulsiva de los músculos.

Cada año, 25 por ciento de las fatalidades en el sector, se deben al arco eléctrico, lo que provoca más de mil muertes por año debido a este fenómeno, y más de dos mil que sufren daños graves.

Una de las recomendaciones más importantes para reducir los daños por el arco eléctrico es contar con el equipo de protección adecuado, esto quiere decir, que esté fabricado con ingeniería de diseño especializada y a la vanguardia.

Las quemaduras más severas pueden ser causadas por la misma ropa y no por la exposición a los fenómenos de arco eléctrico o fuego repentino. Las prendas de uso diario tienden a incendiarse y derretirse, lo que causa mayores quemaduras. Algunas de las telas que se incendian con mayor facilidad son el algodón, la lana y la seda; mientras que las que se derriten más rápido son el poliéster, el nylon y el polipropileno.

La vestimenta de protección, gracias a su tecnología, ofrece la seguridad necesaria, contra flamas, calor, arco eléctrico y soldaduras.

Algunas de las normativas que regulan y prevén el riesgo por arco eléctrico son el Reglamento Federal de Seguridad, Higiene y Medio Ambiente de Trabajo, la NOM-029- STPS-2005, sobre el mantenimiento de las instalaciones eléctricas en los centros de trabajo y sus condiciones de seguridad, y la NOM-017-STPS-2008, que regula el equipo de protección personal y la selección, uso y manejo en los centros de trabajo.

Lo que se debe tomar en consideración al utilizar un traje que proteja de riesgos por el arco eléctrico es:

  • Que todas las costuras, el velcro, las etiquetas y los cierres sean resistentes al fuego.
  • Que se mantenga la calidad después del lavado.
  • Debe cumplir o exceder los requerimientos de las normas para tener un nivel de
    protección conveniente para el momento de la exposición a la energía del relámpago de
    arco.
  • Los trajes con protección contra arco eléctrico deberán permitir el retiro fácil y rápido.

Se recomienda la implementación de procedimientos que prevengan los riesgos principales, así como realizar pruebas de voltaje, utilizar voltímetros apropiados, conocer las herramientas, su uso y funcionamiento y contar con personal calificado para utilizarlo.

Estrategias para mitigar riesgos de arco eléctrico
1) Remover la fuente de energía
2) Permitir únicamente al personal entrenado hacer el trabajo
3) Que se realice sólo el trabajo programado
4) Utilizar el EPI adecuado
5) Eliminar / reducir la magnitud y la frecuencia de exposición a través de soluciones de diseño de ingeniería más seguras